Contacto

Incertidumbre en Chile sobre el uso de la Cannabis Medicinal al cambiar de Gobierno. “Eldiario.es” España

El inminente cambio de Gobierno en Chile genera inquietud entre quienes usan la marihuana con fines medicinales, una práctica en auge cuyo beneficio ponen en miembros del futuro Ejecutivo y que en la actualidad se encuentra en una situación legal ambigua.

La presidenta saliente de Chile, Michelle Bachelet, aprobó por decreto el “uso de cannabis para la elaboración de productos farmacéuticos de uso humano”, por lo que los ciudadanos pueden utilizar de facto la marihuana con fines medicinales y recreativos, pero no pueden comprarla, venderla o transportarla.

Fruto de esa contradicción, los chilenos que han adoptado el uso del cannabis con fines medicinales se encuentran en una encrucijada que deja a los “pacientes con dolores y patologías crónicas” en una situación de “inseguridad jurídica”, según denuncian ONG como Latinoamérica Reforma.

Una realidad que se puede tornar aún más complicada con la llegada del nuevo Gobierno del presidente electo, Sebastián Piñera, a partir del próximo 11 de marzo.

El político conservador considera que “no está probado que la marihuana tenga efectos medicinales”, una posición similar a la expresada por el futuro ministro de Sanidad, Emilio Santelices.

Santelices se mostró crítico con la reciente proliferación de clubes cannábicos en Chile, ya que considera que se sirven de un “subterfugio” legal para vender marihuana de forma indiscriminada, razón por la cual emplazó al futuro Ejecutivo a tomar una posición clara respecto a esta cuestión.

Un grupo cada vez mayor de pacientes ve en la planta una oportunidad para contar con un método alternativo para paliar sus dolores crónicos, así como trastornos físicos y psicológicos, sustituyendo el uso de medicamentos tradicionales.

Entre ellos se encuentra Catalina, madre de dos hijos con fibromialgia, lo que le obliga a tomar numerosas pastillas que, a pesar de que le alivian los síntomas, le causan daños colaterales en el organismo.

Por ello, dijo a Efe, decidió acudir a la consulta de Patricio Silva, cirujano especializado en medicina cannábica, quien le recomendó el uso de una cepa de marihuana con una alta concentración de cannabidiol (CBD), uno de los compuestos de la planta con mayor potencial terapéutico.

Para abastecerse, Catalina debe acudir a un club cannábico con una receta que acredite su condición de enferma y retirar la cantidad pautada por el doctor.

Este proceso, amparado por la ley vigente, no la exime de enfrentarse a la Justicia si es sorprendida en la calle con marihuana, ya que su suerte está bajo los designios de la interpretación que hagan de la norma tanto los Carabineros como la Fiscalía.

El juez de la Corte Suprema Manuel Valderrama explicó a Efe que la jurisprudencia es clara y “en Chile está penado el uso, transporte y cultivo de la marihuana”, aunque admitió que, como cualquier norma, “tiene sus excepciones”.

Todo dependerá del trabajo que hagan carabineros y fiscales, los encargados de la investigación, quienes “deben estar capacitados para determinar si se está cometiendo un delito al consumir o portar marihuana” para lo cual han de acreditar que el acusado ha intentado “traficar con la sustancia”, explicó Valderrama.

Uno de los clubes cannábicos de Santiago, la Asociación de Usurarios de Plantas Medicinales Greenlife, ha promovido una lucha legal pionera en el país al acudir a la Corte Suprema mediante un recurso de amparo para informar de “todos los detalles” de la actividad que prestan.

Como explican a Efe tanto su director, Enrique Cáceres, como su representante legal, Ignacio Espinoza, con ello pretenden mostrarse “transparentes” ante la Justicia y evitar el inicio de una investigación que acabe con alguno de los miembros de la asociación detenido y con la destrucción de todo su cultivo.

Actualmente Cáceres se encuentra a la espera de un juicio por poseer 400 plantas en su domicilio, después de que un vecino denunciara de manera anónima que la organización estaba incurriendo en el narcotráfico.

Tanto él como Espinoza se muestran confiados y dicen tener “esperanzas” en el proceso, el cual quieren llevar a término para demostrar que “no existe ningún delito” en su actividad, pues la ley vigente “ampara el cultivo cannábico con fines medicinales”.

Ambos consideran que el problema final no reside en la necesidad de cambiar la ley, ya que esta es suficientemente comprensiva con sus peticiones, y solo es necesario que “se revise el protocolo interno de actuación tanto de los Carabineros como de la Policía de Investigaciones y la Fiscalía”.

 

Fuente: Diario “El Pais” España.

http://www.eldiario.es/sociedad/Incertidumbre-Chile-marihuana-medicinal-Gobierno_0_744025984.html

El conocimiento es poder.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamanos