Contacto

¿PUEDE EL CANNABIS AYUDAR CON LA ABSTINENCIA ALCOHÓLICA?

Dejar el alcohol no solo es difícil, sino que en algunos casos puede llegar a ser mortal. Por suerte, el cannabis se posiciona como una posible ayuda para la recuperación de quienes estén pasando por el síndrome de abstinencia alcohólica.

Es importante comprender que el alcohol es una de las drogas más peligrosas que existe. Y esto no es para nada una exageración.

Las estadísticas no mienten. Según el CDC (Centros para el control y la prevención de enfermedades), en EE.UU. murieron entre 2006 y 2010 unas 88.000 personas al año, debido al alcohol.

El alcohol es peligroso en muchas maneras. Se podría decir que uno de los mayores peligros se esconde en la aceptación general del consumo excesivo o compulsivo de alcohol en contextos sociales. Técnicamente, tomar algunas copas en la discoteca ya podría considerarse consumo compulsivo de alcohol, aunque la gran mayoría de gente simplemente lo considere “soltarse un poco”.

Aceptación Social Del Alcohol

En muchas culturas emborracharse se considera normal, y a veces incluso es una experiencia integradora. No hay ninguna boda que no acabe la fiesta con un montón de invitados profundamente ebrios, que se permiten un comportamiento poco ortodoxo.

Aunque los tiempos están cambiando (afortunadamente), sigue siendo normal (e incluso esperado) que la Iglesia Católica ofrezca vino a los niños y niñas en su primera comunión, afirmando que únicamente con la “sangre de Cristo” es posible recibir la salvación.

El alcohol también es peligroso ya que la adicción es bastante fácil de disimular. La gran mayoría de alcohólicos consiguen ocultar su enfermedad durante años, normalmente hasta que el daño en el hígado o riñón es irreversible, y tienen que enfrentarse a la cruda realidad.

La abstinencia de alcohol puede ser incluso más peligrosa que el propio alcohol. Lo peor que se puede hacer como alcohólico crónico es dejarlo de golpe y sin ayuda. La abstinencia puede ser potencialmente mortal y puede manifestarse días o incluso semanas después de la última copa. El término médico de este peligroso estado se llama “delirium tremens”, y mata a una de cada cinco personas que intentan dejarlo.

Los síntomas del delirium tremens incluyen:

  • Convulsiones tonicoclónicas generalizadas
  • Desorientación
  • Insomnio
  • Alucinaciones
  • Nerviosismo
  • Temblores
  • Ritmo cardíaco y respiración acelerados
  • Fiebre
  • Ansiedad severa o ataques de pánico
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Incremento de presión arterial
  • Sudoración intensa

No todas las personas son propensas al delirium tremens, y algunas son capaces de dejar el alcohol de golpe. Sin embargo, hacerlo es extremadamente arriesgado.

Alcohol Y Efectos De Cannabis

LA MARIHUANA AL RESCATE

Un estudio reciente de la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver, descubrió que aproximadamente el 50% de los fumadores de cannabis con fines terapéuticos solicitaban deliberadamente una tarjeta médica de cannabis para sustituir el alcohol por marihuana.

Estos datos son un gran indicador de cómo la legalización del cannabis por sí sola podría tener un gran efecto en las catastróficas estadísticas relacionadas con el abuso del alcohol, e incluso podría fortalecer las estrategias de prevención de riesgos.

Y no solo eso; un artículo publicado en la revista “Journal of Neuroscience” concluyó que la marihuana actúa como un escudo neuroprotector, contra el daño ya causado por el alcohol en el tronco encefálico. Además, los autores sugieren que el cannabis alivia enormemente los síntomas de deseo compulsivo severos, facilitando el camino hacia una recuperación total.

Una cosa que el alcohol hace muy bien es interrumpir el equilibrio neuroquímico natural del cerebro, aumentando tanto la dopamina como el GABA (ácido gamma-aminobutírico). También reduce significativamente el predominio de receptores CB1, causado por la reducción de la concentración de endocannabinoides. Aquí es donde entran en juego cannabinoides como el CBD, que ofrecen una estrategia excelente para ayudar a reequilibrar la química del cerebro.

ESTRATEGIA PARA DEJAR EL ALCOHOL CON MARIHUANA

Fumar un poco de hierba e ir disminuyendo activamente el consumo de alcohol puede ser muy útil. Pero para los momentos más duros, en los que las ansias se vuelven más intensas, puede que necesites una ayuda extra.

Los comestibles son una gran forma de lidiar con el síndrome de abstinencia. Los efectos de los comestibles no solo son más fuertes, sino que son bastante más duraderos. Al ingerir marihuana se siente un colocón más corporal de lo habitual, que ayuda a mitigar las ansias físicas.

El insomnio, un efecto secundario de dejar el alcohol, se considera a menudo como una de las principales razones de las recaídas. La falta de sueño puede ser agobiante, y unas cuantas noches seguidas sin dormir no harán más que empeorar los síntomas de abstinencia. Tomar comidas o bebidas cannábicas por la noche te ayudará a disfrutar del ansiado descanso, facilitando la recuperación.

Finalmente, como hemos mencionado anteriormente, añadir CBD a tu dieta podría ser de gran ayuda. Una gran parte de la adicción a la bebida depende de “estructuras de recompensa” defectuosas en nuestro cerebro. Puede que seamos conscientes de que la cantidad de alcohol que estamos bebiendo nos está causando daño y envenenando, pero cuando nos invade el deseo, el cerebro simplemente anula el instinto de autopreservación. La adicción toma las riendas, enmudeciendo la voz de la conciencia.

El CBD estimula los receptores CB1, contribuyendo a restaurar parte de la mediación neuronal perdida a causa de la reducción de los endocannabinoides naturales. Para restaurar los valores normales, un alcohólico en recuperación puede necesitar varios meses antes de que empiecen a revertirse los efectos. Aun así, el CBD es una buena opción para quienes no buscan el típico colocón de la marihuana, pero entienden lo beneficioso que puede ser este cannabinoide.

Hay que tener en cuenta que no somos profesionales médicos, y este artículo no debe considerarse como sustituto para las consultas con tu doctor. Sobre todo en el caso de alcohólicos crónicos y aquellos con un mayor riesgo de enfermedades o fatalidades derivadas del alcohol.

 

Fuente: Royal Queen Seeds Blog

El conocimiento es poder.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamanos