abejas_cannabis

Los científicos han descubierto 16 especies diferentes de abejas que recolectan polen de las plantas de cannabis.

Un equipo de investigadores salió a los campos de Cannabis en granjas en el estado de Nueva York armados con redes para atrapar insectos.

Encontraron un gran número de abejas prosperando alrededor de las plantas de Cannabis, que son un ‘cultivo recientemente introducido y en rápida expansión en el paisaje agrícola estadounidense’. Es poco probable que las abejas se coloquen cuando están alrededor de los campos de Cannabis porque las plantas son en realidad cultivos de cáñamo y, por lo tanto, tienen niveles más bajos de THC, el químico activo que los eleva.

El material cosechado de los cultivos de cáñamo se usa para producir fibra, granos y cannabidiol (CBD), un fitocannabinoide no psicoactivo producido por plantas de cáñamo hembra que se usa para tratar formas severas formas de epilepsia y muchas otras patologías.

Un informe sobre las abejas cannabicas sugirió que los campos de Cannabis podrían ayudar a mantener a las abejas durante las temporadas en las que están ‘limitadas en recursos’ y no pueden encontrar suficiente polen. ‘La reciente legalización federal y la expansión agrícola del cáñamo industrial, Cannabis sativa, pueden influir en la distribución espacial y temporal de los recursos de polen para las comunidades de abejas en los Estados Unidos.

El cáñamo industrial ofrece un recurso floral único para las abejas en paisajes agrícolas. Las flores de cáñamo a fines del verano liberan una gran cantidad de polen durante un período de escasez floral nativa y agrícola. ‘Como resultado, el polen de cáñamo puede ofrecer un recurso vital de subsistencia para las abejas en un momento de la temporada cuando tienen recursos limitados’.

Es ilegal cultivar Cannabis en casa en Nueva York, pero el cáñamo se puede cultivar comercialmente. Obviamente, los agricultores deben vigilar los niveles de THC en su cultivo porque corren el riesgo de ser arrestados si su ganja resulta ser psicoactiva. Pero no necesitan preocuparse por dañar a las abejas. «La presencia de fitocannabinoides, particularmente tetrahidrocannabinol (THC), en el polen de cáñamo probablemente no tenga un impacto en el desarrollo de las abejas debido a la pérdida de receptores de cannabinoides en los insectos», agregaron los autores. Esto significa que las abejas no pueden ser drogadas porque carecen de los receptores que se encuentran en los humanos.

Fuente: Metro UK
Foto: Dinafem