post

El dolor neuropático por los regímenes de quimioterapia a base de oxaliplatino se presenta hasta en 90% de los pacientes y la exposición continuada al régimen conduce a neuropatía crónica en 31% de los pacientes. Ahora, investigadores de Tel Aviv, Israel, han descubierto que el consumo de Cannabis puede ser eficaz para reducir el dolor neuropático provocado por la quimioterapia. 

El oxaliplatino es una quimioterapia a base de platino que se usa comúnmente para tratar neoplasias malignas gastrointestinales. Cuando se usa con otros medicamentos como fluorouracilo y leucovorina, también se usa para tratar el cáncer colorrectal avanzado. 

Para el estudio, los investigadores examinaron a 513 pacientes que fueron tratados con regímenes de quimioterapia basados ​​en oxaliplatino y 5-fluorouracilo. Los pacientes se dividieron en dos grupos: uno tratado con Cannabis y el otro tratado sin él. De los pacientes tratados con Cannabis, 116 recibieron Cannabis antes de su régimen de quimioterapia, mientras que 132 pacientes recibieron Cannabis después. 

Con todo, los investigadores encontraron que las tasas de neuropatía por quimioterapia se redujeron entre los pacientes tratados con Cannabis y oxaliplatino en comparación con los controles. En particular, sin embargo, señalaron que la reducción fue más significativa entre los que recibieron Cannabis antes de la quimioterapia que durante. 

Si bien el 75% de los que recibieron Cannabis antes de la quimioterapia ya no experimentaron dolor neuropático, lo mismo sucedió con solo el 46,2% de los que tomaron Cannabis después de comenzar la quimioterapia. Esta discrepancia sugiere que el Cannabis puede tener un efecto protector contra el dolor neuropático de la quimioterapia. 

Si bien los resultados son interesantes, los investigadores dicen que sus conclusiones tienen algunas limitaciones. Por ejemplo, no pudieron comparar la cantidad de Cannabis con licencia o los tipos e indicaciones de su uso. Además, la neuropatía se evaluó retrospectivamente y se basó en los registros médicos de las quejas y los exámenes físicos de los pacientes. Como tal, para que sus resultados sean más sólidos, los investigadores ahora han planeado un ensayo más grande para estudiar el mismo mecanismo. 

Fuente: Labroots
Publicación: US National Library of Medicine 
National Institutes of Health